Alimentos inocuos ahora para un mañana saludable

Dr. Aníbal Concha Meyer, Académico del Instituto de Ciencia Y Tecnología de los Alimentos, Universidad Austral de Chile

Con el objetivo de llamar la atención e inspirar acciones para contribuir a la inocuidad y seguridad alimentaria, la salud humana, la prosperidad económica, la agricultura, el acceso al mercado, el turismo y el desarrollo sostenible, es que el 7 de junio se conmemora el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) para este 2021 fijó el siguiente lema: “Alimentos inocuos ahora para un mañana saludable”, recalcando la obligación de establecer sistemas de producción sostenibles para asegurar a futuro la salud de las personas, la economía y el planeta.

Chile cuenta con una política nacional de inocuidad de los alimentos basada en cinco principios: el derecho a la protección de la salud y a una alimentación inocua y saludable; la búsqueda de un desarrollo competitivo y responsable; la garantía de transparencia y participación; decisiones basadas en información y evidencia científica; y el cumplimiento de las obligaciones en el ámbito internacional. Es así como a través de la articulación de los servicios del Ministerio de Salud, de Agricultura y de Economía Fomento y Turismo se logra controlar y velar por el cumplimiento de estándares de inocuidad en la producción de alimentos en el país.

De acuerdo a datos de la OMS, 1 de cada 10 personas son afectadas por Enfermedades de Transmisión por Alimentos (ETA) y éstas causan 420.000 muertes al año en el mundo. En Chile se notifican más de mil brotes de ETA al año que afectan a casi siete mil personas, de los cuales alrededor de 200 terminan hospitalizados por cuadros graves. Los alimentos más asociados a brotes de ETA son los pescados y productos del mar con un 36%, seguido de las comidas y platos preparados con un 34%. Para evitar la contaminación de alimentos por agentes que puedan causar ETA, es fundamental practicar medidas de higiene en la preparación como son el lavado y desinfección de manos, superficies, utensilios y equipamiento, separar los alimentos crudos de los cocinados o listos para el consumo, mantener los alimentos a temperaturas seguras (bajo 5°C ó sobre 60°C) y cocinar apropiadamente los alimentos.

En ese contexto, un área primordial, es la formación de profesionales de pre y postgrado que cuenten con el conocimiento y competencias para prevenir los problemas asociados a la inocuidad mediante la implementación de buenas prácticas de manufactura y manipulación de alimentos, sistemas de aseguramiento de la calidad e inocuidad, trazabilidad y gestión medioambiental en la industria alimentaria.