Proyecto UACh-FIA busca rescatar variedades de papas chilotas

AcadémicosTodas las NoticiasLos comentarios están deshabilitados en Proyecto UACh-FIA busca rescatar variedades de papas chilotas

La inscripción de 286 variedades de papas nativas de Chiloé en el Servicio Agrícola y Ganadero, permitirá protegerlas para que los productores de la isla puedan incorporarlas en sus procesos de comercialización.

La polémica suscitada hace algunas semanas con representantes del gobierno peruano, debido al anuncio de que en nuestro país serían inscritas las papas nativas de Chiloé como patrimonio de nuestro país, puso en el tapete nacional e internacional a un importante proyecto de investigación, que llevan adelante académicos de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Austral de Chile.

El lanzamiento del proyecto FIA-PI-C-1-A-147, “Rescate, protección, saneamiento y comercialización de ‘variedades’ de papas nativas de Chiloé”, liderado por el profesor del Instituto de Producción y Sanidad Vegetal, Andrés Contreras, se realizó en el Centro Experimental Santa Rosa el pasado viernes 21 de abril.

En la oportunidad la representante del Fondo para la Innovación Agraria (FIA), Paulina Erdmann, señaló su satisfacción por la puesta en marcha de esta iniciativa. “Este proyecto bajo la responsabilidad de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Austral de Chile y la activa participación de productores organizados de Chiloé, reúne un conjunto de características que a nuestro juicio contribuyen a poner en marcha un proceso de innovación del mayor interés para la agricultura y los agricultores de esa región.”

Comercialización

 

Junto con el rescate de este patrimonio se potenciará su inserción para que los agricultores de la zona fortalezcan su comercialización y obtengan mejores resultados productivos y económicos.

Para lograr este objetivo se trabaja con agrupaciones de la Isla de Chiloé. Mauricio Campos, coordinador local del proyecto en la isla explicó que “lo importante es la proyección que tiene como rubro productivo. En estos momentos la agrupación cuenta con cinco variedades definidas y estandarizadas, pero no contábamos con material nuevo para ir ampliando la gama de productos de papas de colores. En los próximos tres años esperamos contar con diez nuevas variedades identificadas con potencial productivo y gastronómico, lo que nos abre las posibilidades de mercado, diseñar nuevas estrategias de comercialización y derivar al procesamiento de las papas como alternativa.”

Una de las potencialidades de esta iniciativa es que como resultado final también se puedan presentar nuevas formas de presentación gastronómica, para lo cual se está trabajando con el Liceo Polivalente de Quemchi.

 

Además de ello, la Universidad Austral de Chile firmó un convenio con el Instituto de Educación Rural, IER. Su director, Maurcio Arrieta señaló que esta entidad está presente desde Vallenar por el Norte hasta Castro por el sur a través de distintos establecimientos educacionales. “En Chiloé el convenio se hace con el Liceo Agropecuario y Acuícola Chiloé. Hemos visto la necesidad de que nuestros jóvenes y también los docentes se capaciten, aprendan nuevas tecnologías y modernicen muchos conocimientos en torno al trabajo que se está haciendo con la papa nativa.”

Por su parte, el Ingeniero Agrónomo Luis Torralbo, encargado de la Unidad de Apoyo a Proyectos de Investigación y Desarrollo de la Facultad de Ciencias Agrarias, precisó que hace un año y medio comenzó el diseño del proyecto junto al profesor Andrés Contreras. “Es muy importante diseñar buenos proyectos científico-tecnológicos, que tengan pertinencia productiva, que se acerquen al consumidor y por otro lado, una vez desarrollados, transferirlos al medio productivo, como en este caso.”

Origen de las papas

 

En su exposición el profesor Contreras habló acerca de la historia de la papa en el continente americano, precisando que su presencia data de hace miles de años antes que el ser humano habitara estos territorios, “entonces encontramos con que papas hay desde el sur de las Rocayosas (USA), hasta Chiloé por el sur. Se introducen en Argentina, la parte sur de Brasil, en todas esas partes encontramos especies milenarias tanto silvestres como cultivadas.”

Agregó que los pueblos originarios comenzaron a domesticar dichas especies generándose diversos centros de importancia. “Uno de ellos se ubica en una zona cercana al lago Titicaca, que corresponde al actual altiplano chileno, peruano, boliviano y argentino. Otro centro importante de domesticación de papa que se consumiera ocurre acá en Chiloé. Por lo tanto, la papa es americana, es decir,  cada país tiene sus variedades de papas.”

En la Universidad Austral de Chile hace varias décadas que se trabaja en la protección y conservación de un germoplasma chileno de papas, cuyas variedades han sido recolectadas por todo nuestro territorio. “Hemos llegado a identificar 286 variedades a través de descripciones morfológicas, electroforesis y marcadores moleculares.”

El proyecto, que finaliza el año 2008, busca otorgar protección jurídica a las papas nativas a través del registro de variedades, conocer sus características organolépticas, funcionales y nutricionales, y recuperarlas para que los agricultores chilotes puedan producirlas y llegar al comercio con este material.

Durante la presentación de esta iniciativa los asistentes pudieron conocer las variedades y degustar diversos platos preparados tomando como base las papas nativas de la Isla Grande de Chiloé.

Comments are closed.

© 2016 RD Project

X